martes, 14 de agosto de 2007

Death Note nº 13.

Desarrollo de un mensaje mio en el foro de la editorial Glénat:

Death Note es, en mi opinión, un soberbio manga creado por Tsugumi Ohba y Takeshi Obata. La serie consta de 12 volúmenes, editados en el estado español por la editorial Glénat, protagonista de esta entrada. Aunque son doce volúmenes, la acción transcurre a un ritmo atroz, provocando que ciertas cosas queden en el aire. Por esto, y por otras razones salió al mercado -japonés, claro- un volumen especial -13- llamado 'How to read'. Este volúmen contenía las claves para completar la historia y el hilo argumental.

Bien, es evidente que los aficionados queremos que Glénat edite también ese volumen en castellano, para completar nuestras colecciones y dejar la historia finiquitada. Es por eso que en los foros la editorial han surgido mensajes -algunos dirigidos a la editorial y a los propios traductores- planteando preguntas al respecto. Respondieron, primero, diciendo que lo estaban considerando; parecía que había esperanza. Pero su última respuesta ha sido que la idea está prácticamente desechada.
Para justificar la decisión aducen el alto coste de producir y traducir el nº 13 ya que contiene mucho más texto que los volúmenes normales y éste tiene una traducción más compleja, y la edición es especial, haciendo que el coste de producción sea mucho mayor.

De verdad que comprendo sus razones, pero ellos deberían comprender que para nosotros, sus compradores, es una faena. Sentimos que nuestra colección se queda incompleta, inacabada. ¿No sería bonito que por una vez dejasen el beneficio a un lado y tuviesen este detalle para con sus lectores?
Además, el comprador de mangas es un comprador fiel; todos nosotros vamos todos los meses -algunos todas las semanas- a nuestras tiendas de confianza a dejarnos el jornal en algo que es parte de nuestras vidas.

Glénat, porfaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa.

Edit: parece que Glénat no tiene contenta a la afición.

2 comentarios:

Leire dijo...

Apoyo la moción.

No compro manga, pero como fiel lectora de literatura fantástica, con varias sagas a la espera de un digno final, me uno a tu petición.

Estaría bien que por una vez pensaran en los lectores, si no fuera por nosotros no tendrían beneficio alguno.

Por cierto, tengo una saga a medias, el final ni siquiera está escrito y el autor tiene una enfermedad grave llamada amiloidosis. No sé qué es, pero no suena bien. Y aún no ha terminado de escribir la saga!!! :-(

20R3Mun dijo...

El doctor House lo cura.