sábado, 10 de noviembre de 2007

Viajar a Barcelona.

La capital catalana es un potente imán para los turistas que nosotros conocemos como guiris. Y sus dos grandes polos son Gaudí y su modernista y sagrada familia por un lado, y los más aberrantes topicazos y españoladas por otro, como la paella, los toros o las sevillanas con castañuelas y todo. Y esto es realmente curioso y resulta incluso grotesco encontrar a la venta productos que retroalimentan estos clichés en una ciudad donde el nacionalismo catalá tiene un peso específico tan grande.
Pero me estoy yendo por las ramas; mi intención no era hablar sobre eso, sino contar nuestras experiencias en la ciudad y las posibles pautas a los futuros viajeros que me lean. Comencemos pues.

Nos hospedamoe en la pensión Dalí, sita en el carrer de la Boquería. Una modesta pensión que, posteriormente descubrimos, estaba conformado por un tetris de diversos bloques de pisos cercanos. Las habitaciones son feas y las paredes y puertas de papel; la ducha incómoda y el ruido de la calle se metía tanto que parecía que dormíamos con 15 guiris borrachos. Estaba limpio pero sin exagerar, y el precio no era tan bajo como cabria esperar en un establecimiento de esta categoría. ¿Por qué lo elegimos, pues? Por su extraordinaria situación. A 15 metros de Las Ramblas, a menos de 10 minutos de la Plaça Catalunya -donde debíamos coger el cercanías para ir al Saló del Manga-, a otros 10 del Raval, al ladito de una parada de metro -Liceu-... y a escasos 100 metros de un Dunkin Donuts, donde desayunábamos todos los dias. Para el uso que le dimos, lo puntúo con un 6.5 sobre 10.


Modernismo.
Visitar Baarcelona y no prestar atención al movimiento modernista es poco menos que un crimen. Los catalanes lo saben y los turistas también.
Es imposible, pues, ir de turismo a la ciudad condal y dejar de visitar alguno de estos lugares:
-Temple expiatori de la Sagrada Familia: Podría decirse que es el buque insignia del modernismo. Aún en construcción, es uno de los iconos más reconocibles de la ciudad, y hordas de visitantes se agolpan en las taquillas para visitarla.
Dicen que está en peligro debido a las ya famosas obras del AVE; y lo cierto es que encontramos unas grietas donde se especifica la fecha 19/01/2007 y que son, presumiblemente, debidas a las dichosas obras. Yo por si acaso firmé para que paralicen las obras.
El templo es muy espectacular y, en los sótanos, se encuentra un estupendo museo sobre Gaudí y su obra. En la tienda de regalos se pueden encontrar muchas cositas interesantes para cumplir con los compromisos.
Aunque cara, es de obligada visita. Y si primero se va al Park Güell, se puede aprovechar para visitar la casa de Gaudí y adquirir una entrada combinada, que es mucho más barata.

-Park Güell: Es recomendable hacerse con un plano antes de entrar, porque es un parque ciértamente laberíntico y los puntos de referencia se pieren con facilidad. Vuestros pies y piernas agradeceran no andar dando vueltas por el parque, con todas sus cuestas, curvas y escaleras.
Es mejor acercarse en autobús, ya que las paradas de metro están a los pies de la colina y hay que subir empinadas cuestas y/o múltiples tramos de escaleras para acceder al Güell-.
Es un lugar bonito y entretenidoo, pero suele estar plagado de gente cuando hace buen tiempo.
Es interesante visitar la casa de Gaudí.

-Casa Milá -también conocida como La Pedrera-: El mayor ejemplo de arquitectura gaudiana-seglar.
Especialmente interesante me resultó un audiovisual sobre muebles, pomos, manillas y tiradores diseñados por el genial arquitecto. Es una visita muy recomendable y a un precio razonable. En la puerta hay un aparato de rayos equis, así que si lleváis una navaja para hacer bocadillos, como yo, tendréis que dejarla allí y recogerla a la salida.

-Casa Batlló: Este edificio no fué construido por Gaudí, sino que se le encargó una reforma. De carácter privado hoy en día, el precio de la entrada es absurdamente alto: 16.50 la entrada corriente. Es comprensible que nos abstuvieramos de entrar.
Este edificio forma parte de la conocida como Manzana de la discordia.

-Casa Lleó-Morera: En esta misma manzana de la discordia enconrtamos un ejemplo de modernismo que, ¡sorpresa! no está firmado por Antoni Gaudí, sino por un arquitecto contemporáneo que, personalmente, me ha gustado muchísimo: Lluis Domènech i Montaner.

-Palau de la música catalana: Un sorprendente edificio del mismo Domèmech i Montaner. Sólo se permiten visitas guiadas y no está de más reservar las entradas con unos dias de antelación, ya que son reducidas en número y se agotan con facilidad.
El edificio es espectacular y las mejoras y reformas hechas en los 80, 90 y 00 no hacen más que mejorarlo.
No os podéis perder la impresionante claraboya de cristal o las representaciones escultóricas del escenario, haciendo especial incapié en la parte superior derecha donde está representada 'La cabalgata de las walkyrias' de Wagner.
Fantástico.

-Casa Vicens y Casa Fuster: Son de carácter privado -una residencia particular y un hotel- y son una visita anecdótica. No se pierde mucho tiempo en visitarlas.




Museos.
Una de las sorpresas más agradables que me he llevado en Barcelona han sido sus museos. Aunque hemos visitado sólo unos pocos, éstos nos han encantado y son de un altísimo nivel. Destacaré los dos que mejor se han quedado registrados en mi memoria.

-Museu maritim: ocupando el lugar de las antiguas atarazanas reales, en el sitio conocido como Drassanes, se encuentra este interesantísimo y gigantesco museo.
Recomiendo encarecidamente reservar toda una mañana o tarde a la visita, ya que si se quiere entrar en detalle, pueden emplearse fácilmente unas 6 horas en verlo, como fué nuestro caso.
La increíble réplica de la Galera Real, que llevó el famoso Cristo en la batalla de Lepanto y la exposición sobre los Ictíneos I y II hacen que la entrada se page sola, pero los 10.500 metros cuadrados de la exposición contienen incontables cosas más.

-Museu de la xocolata: Divertidísimo museo donde aprenderemos mucho sobre el manjar de dioses sustitutivo de todo lo sustituible, mientras paseamos por entre increíbles figuras hechas de chocolate.
El acceso cuesta 3.90€ -3.40 reducido- y no merece la pena pagarlo. Por eso hay que ir los lunes, cuando la entrada es gratuita.
Y no os marchéis sin probar un chocolate a la taza. ¡Delicioso! -1.50€-.




Pedralbes.
Para conocer el verdadero significado de 'un remanso de paz' no hay nada mejor que ir a la Plaça Catalunya, coger la línea 3 de metro sentido Zona Universitaria y bajarse en Palau Reial, en el elitista barrio de Pedralbes. ¡Es otro mundo!
Hay tres lugares a visitar: El Palau de Pedralbes, con unos preciosos jardines con fuentes y aves, y un museo de cerámica y artes decorativas -domingos gratis-; La casa de los jardines, obra de Gaudí, con un espectacular dragón en la puerta -sobre dragones hablaré más tarde-; y el hermosísimo y plácido museu monestir de Pedralbes.



Otros lugares.
-Librería Altaïr: Llevaba años deseando vsitar la que dicen que es la mayor librería especializada en viajes de Europa. Si eres un amante tanto de los libros como de los viajes, como y, allí sonreirás feliz.
Además, disponen de butacas donde ojear los libros. Podéis aprovechar para descansar de los paseos por la ciudad, que pueden ser agotadores.


Dragones.
Barecelona está plagado de dragones por todos lados, especialmente en los edificios modernistas. Desconozco si hay algun motivo mitológico o histórico, ya investigaré. Lo cierto es que me dediqué a cazar los dragones con mi cámara, y éste es el resultado.



Consejos.
En muchos lugares se ofrecen audiguías para seguir con propiedad las visitas. En la mayoría de los sitios son un servicio gratuito, pero no está de más pagar una pequeá cantidad si se dá el caso. Nos permitirá disfrutar más de la visita y aprender más, además de alargar la visita, rentabilizando la entrada.
Un buen ejemplo es el museu Maritim, donde ponen a tu disposición un Smartphone que contiene muchísima información interesante.


También es útil llevar una moneda de euro para poder dejar la mochila en las taquillas o consignas. Normalmente son gratis, y la comodidad de no llevar bulto durante un rato es impagable.


Y esto es todo; espero que os haya gustado y queda oficialmente inaugurada la sección viajes.

3 comentarios:

greenfinc dijo...

no me acordaba de esa pension! yo vivia en la calle de la izda Cardenal Casanyes,jajajajaja.

Que cosas...

20R3Mun dijo...

Pues anda que no les gusta a los guiris irse de parranda por estas calles, ¿eh?

Ah, no lo he dicho, pero a nuestra partida acudieron unos miles de escoceses borrachos con camisetas del Glasgow Rangers -Celtic rules!- cantándonos tonadillas. Qué majos y qué poco les vigilaba la poli.

Bueno, como ex-residente barcelonesa, ¿qué te ha parecido mi crónica?

greenfinc dijo...

Esta muy bien,pero yo hubiera mencionado el mercado de la boqueria,la plaza sant jaume,la estacion de francia,el parque de ciutat vella.

En definitiva os faltan sitios por ver ,asi que os tocara volver,por cierto para la proxima visitat un lugar llamado "el bosque de las hadas" esta al lado del museo de cera,en Las Ramblas cerca de plaza Colon;es un local muy chulo.

ah y se me olvidaba el museo de la ciencia y el aquarium. :P