lunes, 8 de junio de 2009

Sportacus in Lazy Town.

Como tengo la fortuna de no tener que madrugar e ir a la mina durante cierto tiempo, mientras hago otras cosas suelo aprovechar para ver esos grandes grandísimos programas que dan en la tele por las mañanas. ¿Es que sólo los parados y amas de casa tienen derecho a ver clásicos como Walker, Texas ranger y El Coche Fantástico? ¡No es justo, joder!

Pero también me he topado con cosas desasosegantes. Y no me refiero a que TVE le diera la patada de Saber Vivir a Torreiglesias, no. Me refiero a un programa infantil -que de hecho estoy viendo ahora- que es, joder, como mínimo rarito.

Se trata de Lazy Town -Villa Perezosa en la versión española-. Es un pueblo en la mitad de ninguna puta parte, donde todos los habitantes son, además de muñecos de látex -muy logrados, eso sí- unos vagos redomados. Sorprendente, teniendo en cuenta el nombre de la villa, ¿no?
Un buen día llega a esa ciudad una niña llamada Stefanie que... joder, ¡es rosa! Pero hasta el pelo lo tiene rosa, y tiene un puto diario de peluche rosa con un corazón rosa en la portada. Sí, es la moñez impersonada.

Bueno, el puto pueblo, lleno de tragones y vagos de mierda -parece el congreso de los diputados-, va camino a un ataque al corazón masivo y tal, de la mano del malo -que es un puto imitador de Jim Carrey-. Pues hace falta un puto héroe que les salve. Dicho héroe es un vigoréxico llamado Sportacus -tiene cojones el nombrecito- que en un pueblo normal tendría una orden de alejamiento para con todos los críos, que no puede tener más pinta de pederasta, el cabrón.
El Sportacus de las pelotas vive en un puto zepelín sobre la villa, y no es capaz de moverse con normalidad. Para ir del punto A al punto B, en vez de andar -o correr que para eso es deportista- el muy notas se tiene que dedicar a dar saltos y piruetas como un puto saltimbanqui espídico. ¡Ni atarse los zapatos lo hace normal! Todo el rato tiene que andar haciendo molinillos, piruetas, poses y gilipolleces para que se le acerquen los niños y poder "jugar" con ellos y "enseñarles cosas buenas". Un asaltacunas en toda regla.

¿Así cómo van a salir normales los críos?

3 comentarios:

Lery dijo...

¡Qué absurdo todo! ¿Y eso lo ven los niños? Me parece ridículo, espero que por lo menos los críos tengan algo de criterio y no les guste... :D

Lery dijo...

Ya estarás volando, ¡buen viaje!.

Que el viaje sea agradable y cómodo, que llegues bien y sobre todo que disfrutes de tu nueva vida en libertad :D

Julio dijo...

No sé si me ha gustado más el programa o la forma que tienes de contarlo (el golpe de risa me ha durado un rato), compañero, que lo pases muy bien en guirilandia.