domingo, 8 de junio de 2008

El autobús atómico.

Tertuliando el otro día con los compis de oficina, me vino a la mente una película que vi de niño, hace un montón de años, pero que se quedó grabada en mi mente. Cuando pregunté a mis contertulios si conocian el título me miraron extrañados, suspicaces tal vez, como si tal cosa no existiese. El autobús atómico puede parecer una broma más que un título, es cierto. Pero ¡sí que existe! Y lo busqué.
El autobús atómico -The big bus en el original- es una de esas parodias de cine catástrofe que se pusieron de moda a los finales de los 70 principios de los 80. Muy al estilo de Aterriza como puedas (1980), no llega a ser tan graciosa. Ni, evidentemente, llegó a ser tan popular.

Recuerdo perfectamente como un domingo, tenía yo 6 o 7 años, mi padre me dijo que había una película bonita que podía ver. Entonces me pareció una película emocionante y de acción. Pero el prisma de un niño lleno de ilusión no es el mismo que el de un adulto e hice caso omiso a las estúpidas bromas, centrándome únicamente en Cíclope. Cíclope es el nombre del nuevo autobús, un experimento que funciona a base de energía nuclear, pesa 50 toneladas y tiene todos los adelantos tecnológicos y de confort que pueden ponerse en la carretera; desde neumáticos que se cambian automáticamente cuando ya están gastados hasta rodillos de limpieza -como los de las gasolineras-, pasando por el bar, la bolera y la piscina. Y claro, hay unos malos muy malos que quieren hundir el proyecto para seguir vendiendo petroleo y contaminando el planeta.

Me hice con una copia de esta película descargándola del emule -soy un puto pirata-. Y, aunque la versión que me bajé era una copia bastante chunga de VHS, me lo pasé como un cochino en una charca. No tanto por los chistes de la película como por recuperar un trocito de mi niñez.
A punto estuve de comprarme la versión en DVD. Si me dáis un Euro cada uno me la compro y os doy copias. ¡Sólo vale 8 mas gastos de envío!

El bus sigue molando :D

2 comentarios:

Lery dijo...

Yo te doy un euro. Es un precio muy barato por recuperar una parte de tu niñez, por pequeña que sea.

20R3Mun dijo...

¡Lo ha hecho! ¡Me ha dado un leuro!
Ya soy un blogger profesional. Un freelance blogger con mecenas.

Lo próximo, ¡el Pulitzer!
Bueno, si seguís dándome leuros, primero me compro el DVD y os doy copias.

No os preocupéis si no podéis darme el euro en mano, que os pongo para que me donéis via paypal, ¿eh?

Andeee una limosnitaaaa.